Con Mariano y Olmedo a bordo arrancan los playoffs

3 de octubre de 2006

En esta serie del playoffs del béisbol rentado norteamericano estarán presentes dos panameños, el chorrerano Mariano Rivera con los Yanquis de Nueva York y el herrerano Olmedo Sáenz con los Dodgers de Los Ángeles.

Aupados con los mejores récords en sus ligas y las ofensivas más potentes, Yanquis y Mets parecen encaminados a un inevitable duelo de equipos de una misma ciudad en la Serie Mundial.

La posibilidad de una repetición de la "Serie del Subway" del 2000 entusiasma a todo Nueva York, aunque el resto del país no opine lo mismo.

Cuando los Yanquis vencieron a los Mets en cinco juegos hace seis años, el "Clásico de Octubre" pasó casi que inadvertido a decir de un desplome ostensible de la teleaudiencia en Estados Unidos.

Pero no hay que apresurarse. Si bien cuentan con la etiqueta de favoritos, los dos clubes neoyorquinos suscitan dudas en cuanto a sus lanzadores y, además, en los playoffs, lo impredecible suele ser la norma.

Después de todo, desde que el actual formato de la postemporada, con una serie de primera ronda al mejor de cinco juegos, debutó en 1995, la mitad de los últimos 12 campeones de la Serie Mundial han sido equipos que se clasificaron con el wild card.

Los playoffs arrancarán el martes cuando los Atléticos de Oakland visiten a los Mellizos de Minnesota, que tendrán en el montículo a su as Johan Santana (19-6).

Los Mellizos no pierden en su bullicioso estadio Metrodome en juegos en los que el zurdo venezolano ha abierto desde agosto del 2005 y viene de una temporada en la que obtuvo la Triple Corona de pitcheo en la Liga Americana al liderar las estadísticas de victorias, ponches y efectividad.

La otra serie de la Americana se pondrá en marcha en el Yankee Stadium, con los Yanquis recibiendo a los Tigres de Detroit, que jugarán en el mes de octubre por primera vez en 19 años.

 

En la Nacional
Los Cardenales, que se clasificaron en forma agonizante, visitarán a San Diego en una reedición de la serie que disputaron el año pasado. San Luis barrió a los Padres en tres juegos.

La otra eliminatoria se iniciará el miércoles con los Mets de locales contra los Dodgers de Los Angeles. La parte curiosa de esa serie es que los Dodgers estuvieron hasta 1957 en Brooklyn, otro barrio de Nueva York.

Para ventaja de los Yanquis, sus rivales de primera ronda vienen golpeados tras una dura derrota en el último día de la temporada regular.

Los Tigres dejaron escapar una ventaja de seis carreras y sufrieron ante Kansas City su quinta derrota seguida. Una victoria les hubiese dado el título en la división Central sobre Minnesota, jugar más partidos como local en la primera ronda y no medirse con los Yanquis.

El equipo del Bronx no gana la Serie Mundial desde el 2000, una sequía que confían acabar esta vez.

Y vaya que lo es. De arriba a abajo en su orden ofensivo, desde Johnny Damon hasta Robinson Canó, los Yanquis son de temer cuando salen a batear.

Fueron el equipo que más carreras anotó en la temporada (930), pero su pitcheo no genera confianza.

El promedio de efectividad de sus lanzadores es de 4.41 y sólo superan a San Luis entre los ocho equipos en los playoffs.

Su zurdo abridor Randy Johnson, ya en el ocaso de su carrera, está entre algodones, por molestias en la espalda. Además, el cerrador panameño Mariano Rivera, su sello de garantía para el final de un partido, se perdió casi todo el mes de septiembre por una dolencia en el antebrazo.

En Queens, al otro extremo de la ciudad, los Mets encaran la postemporada sin Pedro Martínez, el astro dominicano cuyo fichaje hace dos años reanimó a una franquicia venida a menos tras el 2000. Martínez fue descartado la semana pasada por una serie de lesiones y se anunció que estará inactivo ocho meses por una operación en el hombro.

Sin Martínez, sus dos pitchers estrellas son el zurdo Tom Glavine y el cubano Orlando Hernández.

Al igual que los Yanquis, los Mets también tienen una artillería que mete miedo, sobresaliendo la velocidad en las bases de José Reyes, la versatilidad de Carlos Beltrán y el bateo de largo metraje de Carlos Delgado y David Wright.

Pero es un equipo con pocos peloteros que han jugado en playoffs.

Una de las excepciones es el puertorriqueño Beltrán, quien en el 2004, con los Astros de Houston, compiló números alucinantes al batear para .435 y ocho jonrones.

Redacción de Birriapanama.com

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *