Durán mas inmortal

7 de noviembre de 2006

El panameño Roberto Durán, campeón mundial en cuatro divisiones diferentes a lo largo de una ilustre carrera de cinco décadas, fue elegido  para ingresar al Salón de la Fama del Boxeo Internacional.
"Mano de Piedra" encabezó a un trío de boxeadores correspondientes a la era moderna, que incluyen al mexicano Ricardo López y al estadounidense Pernell Whitaker.
Con 21 defensas exitosas durante una década, “Finito'' López reinó en los pesos paja y se retiró sin conocer la derrota. Whitaker también se coronó campeón mundial en cuatro categorías.
Los tres púgiles de la era moderna fueron escogidos en su primer año de elegibilidad tras cumplir el mínimo de cinco años retirados.
Miembros de la Asociación de Cronistas de Boxeo y un panel de historiadores del boxeo internacional se encargaron de la selección.
Duran, de 55 años y que ahora se dedica a la promoción de carteleras, llegó a pregonar que "Nací para ser campeón del mundo''.
Nacido en un barrio pobre en Panamá, Durán se dedicó al boxeo para ganarse la vida y se convirtió en profesional en 1967 a los 16 años y peleó hasta los 50. Debió retirarse a causa de las heridas sufridas en un accidente de tránsito en 2001.
Su récord fue de 103 victorias y 16 derrotas con 70 nocauts. Reinó en cuatro divisiones: ligero (1972-1979), welter (1980), junior mediano (1983) y mediano (1989-1990).
A Durán se le conoció por su fuerte pegada y ferocidad en el tinglado, y rápidamente pasó a ser uno de los mayores ídolos del deporte al ganar sus primeras 21 peleas.
De fajador que salía a arrollar a sus rivales, Durán fue entrenado después por el legendario Ray Arcel y su estilo fue más técnico.
"Fue un boxeador completo'', dijo el preparador Angelo Dundee, quien como Arcel se encuentra en el Salón de la Fama. "Te podía demoler a golpes o siendo más vivo que tú. Logró tantas cosas que parece todo le salía con facilidad''.
Aunque Durán se enfrentó a una media docena de rivales que están en el templo del boxeo mundial, sus peleas más memorables fueron contra Sugar Ray Leonard, con quien combatió tres veces en los 80.
Durán superó al entonces invicto Leonard en Montreal en junio de 1980 para coronarse campeón welter del CMB. Perdió la revancha ante Leonard cinco meses después, un combate tristemente célebre por desistir inexplicamente de seguir peleando en el octavo asalto al decir “No más''. Leonard ganó el tercer combate en 1989.

Por José De Aragón

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *