BIRRIOSOS DEL “NAZA”

Lunes 23 de octubre.

Birriapanama.com es una página amante de las tradiciones y costumbres de los panameños, es por esta razón que decidimos darle un seguimiento a los atletas panameños que a pesar de estar ocupados en sus entrenamientos, siempre sacan tiempo para su fe, para estar un momento de regocijo con su espiritualidad y darle un agradecimiento especial al Cristo Negro de Portobelo.  El Nazareno de Portobelo (Portobelo esta ubicado en la provincia de Colón) como también se le conoce, esta de aniversario el 21 de octubre y recibió muchas muestras de devoción por parte de sus fieles (como es costumbre) y en especial de los atletas panameños. 

Boxeadores devotos

9:45 a.m. del 21 de octubre, en María Chiquita, (Provincia de Colón) se observo a el “Turbo” Azael  Cozio, quién nos comento que empezó a caminar desde Sabanitas a las 8:00 a.m. y haciendo alarde de su apodo, venia caminando con mucha velocidad y pasaba con mucha frecuencia a otros devotos.  Cozio nos comentó que es fiel al Cristo Negro de Portobelo y que esta caminata la veía como parte de sus entrenamientos y que le fortalece mucho las piernas.  “Lo más probable es que llegaré a Portobelo como a las 12:00 p.m. o 1:00 p.m.” nos manifestó Cozio, quien recientemente vera acción en la cartelera de boxeo, que participará Roberto Vásquez, en el Gimnasio de “El Marañón”, el 27 de octubre.

11:00 a.m. Ricardo “el maestrito” Córdoba, sale de Sabanitas a manifestar su devoción al Cristo Negro de Portobelo, pero de una manera muy poco común; corriendo.  “El maestrito” Córdoba nos comentó que salió desde Sabanitas a las 11:00 a.m. y realizó una combinación entre deporte y fe, debido a que empezó a correr como parte de sus entrenamientos y llegó aproximadamente a las 2:00 p.m. y de esta manera se entregó a su fe para mostrar su respeto y devoción al “Naza”.   Eran las 3:09 p.m. y Ricardito Córdoba ya se retiraba a su hogar.  Con la gran satisfacción de estar el 21 de octubre con el Cristo Negro. 

Un Portobeleño desde sus raíces.

“Todos los años hago lo posible por estar los 21 de octubre en Portobelo y estar con el “Naza”; nos comento el número 1 del mundo en salto largo, el colonense Irving Saladino.  Irving se encontraba desde muy temprano el 21 de octubre, en la casa de sus abuelos maternos, que residen en Portobelo.  Rodeado de sus familiares y amigos, Irving nos manifestó que una de las primeras acciones que hace, al llegar a Colón, después de participar en sus compromisos internacionales es la de agradecer al Cristo Negro, le ofrece unas velas y otras ofrendas.  Irving le agradece al “Naza” por la salud de su familia y los éxitos alcanzados en este año a nivel deportivo.  Irving esta al tanto de la procesión desde el inicio a las 8:00 a.m. hasta las 12:00 p.m. y nos comenta que para Semana Santa también procura pasar los días en Portobelo. 
Para este año Irving obsequió emparedados y refrescos para los peregrinos.  En el camino de los peregrinos se puede observar muestras de bondad y agradecimiento al encontrarse a familias que se establecen en las orillas de la carretera y ofrecen sopas de “pecho”, carne de res, emparedados, agua, bebidas y de esta manera cooperan con el Nazareno por algún favor recibido. 

El carismático de Irving Saladino, en todo momento dedico tiempo para los niños y fanáticos, que se acercaban a él, para solicitarle un autógrafo, para tomarse fotografías o simplemente estrecharle la mano y saludar al número uno del mundo en salto largo.
De igual manera Irving dedico tiempo para visitar familias en Portobelo.

Al llegar las 12:00 de la medianoche del 22 de octubre, después que la procesión recorrió todo el pueblo de Portobelo, sin caer ninguna gota de aguacero en todo el día, entre una lluvia de ofrendas que le arrojaban al “Naza”, con la satisfacción de los peregrinos de haber cumplido sus “mandas” entre aplausos y gritos como:  “que viva el Cristo Negro de Portobelo”,  el Cristo Negro entra a la Iglesia de San Felipe con una marcha especial de entrada, tocada por los músicos de la procesión.  “El Naza” entra a la iglesia, con todo el amor y la devoción de los panameños y en especial, la de los deportistas panameños, que se la ingenian para combinar sus entrenamientos con su fe, pero nunca, nunca olvidan al Cristo Negro, no importa el éxito de estos “birriosos”, siempre tienen tiempo y sacrificios para su fe católica.

Artículos y fotos: “el birrioso”.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *