CON EL SELLO DE BRASIL

Lunes 28 de junio.

Con una actuación convincente y fiel a su estilo histórico, Brasil derrotó a Chile en el encuentro por octavos de final de la Copa Mundial de la FIFA Sudáfrica disputado el 28 de junio en el Estadio Ellis Park de Johannesburgo.

Las selecciones sudamericanas se conocen bien y mostraron mesura y respeto desde el inicio. Chile impuso su acostumbrada presión, imposibilitó el circuito ofensivo brasileño y quedó preparado para un contragolpe como para tratar de desnivelar el tanteador.

Con el correr de los minutos, ninguno pateó con peligrosidad a las vallas pero fue Brasil el que utilizó las bandas para acercarse a la portería defendida por Claudio Bravo. Y en uno de esos avances, tras un tiro de esquina, Juan cabeceó limpio para batir al guardameta (1-0, 34’).

Los pentacampeones lograron abrir el encuentro y rápidamente estiraron la ventaja en una precisa acción en la que Kaká habilitó a Luis Fabiano, quien eludió a Bravo y anotó la segunda diana (2-0, 38’).

La Roja intentó salir pero no encontró la vía para llegar hacia el área de Julio César y se vio impotente ante un Brasil sólido en todas sus líneas.

Con el peso de la historia
El complemento permitió ver a la mejor versión de la Canarinha en Sudáfrica 2010. Los dirigidos por Dunga hicieron circular el balón y manejaron las acciones, apoyados por una lúcida seguridad defensiva.

En una maniobra rápida, Ramires dejó a varios adversarios fuera de combate y asistió a Robinho, que definió al palo izquierdo del guardameta (3-0, 59).

Chile, con desesperación y algo desordenado, soportó los avances brasileños y dispuso de un par de situaciones en los pies de Humberto Suazo, una de ellas desviada por Julio César y otra en una volea que dio en el travesaño.

Brasil, cómodo en el campo y aceitado en sus movimientos, asfixió al rival y hasta pudo volver a anotar, en una jugada de Robinho que sacó Bravo al córner.

En los últimos minutos, la verdeamarela controló la pelota, disparó en varias oportunidades a portería aunque sin ocasionar riesgo y saboreó un triunfo que le permite seguir en camino en la competición.

Los pentacampeones, que accedieron a cuartos de final de la Copa Mundial de la FIFA por quinta vez consecutiva, se medirán con Países Bajos el 2 de julio a las 16:00 en el Estadio Bahía Nelson Mandela/Puerto Elizabeth.

PAISES BAJOS 2, ESLOVAQUIA 1

Con otra sólida actuación, Países Bajos derrotó a Eslovaquia por 2-1 y se clasificó para disputar los cuartos de final de la Copa Mundial de la FIFA Sudáfrica 2010. Los neerlandeses, que avanzaron a esta instancia por quinta vez en su historia, esperan ahora el ganador de Brasil – Chile. El partido se disputó este lunes 28 de junio en el Estadio Durban de la ciudad homónima.

Ambos salieron a jugar el primer tiempo pensando en el arco de enfrente, aunque cerrando filas de mitad de cancha para atrás, por lo cual no dieron muchos espacios para los ataques rivales. He allí porque en los diez minutos iniciales el encuentro se pareció a un “tiro al blanco”, con varios intentos de media distancia sin resultados satisfactorios.

Países Bajos empezó a marcar la diferencia con un par de encuentros entre Wesley Sneijder y Arjen Robben, quien fue titular por primera vez en el torneo. A los 11’ avisó por intermedio de Robin Van Persie, pero Jan Mucha le ahogó el festejo con una gran atajada.

Sin embargo, poco pudo hacer el arquero cuando Robben recibió un largo pase al vacío de Sneijder y, luego de avanzar varios metros por derecha, enganchó para adentro y sacó un zurdazo raso y recto que entró junto a un poste (1-0, 18’).

Si bien los Oranje intentaron no ceder la iniciativa, casi sin querer levantaron el pie del acelerador, aunque Eslovaquia no supo aprovechar la situación. Si bien intentó generar juego a partir del criterioso Marek Hamsik, la falta de un interlocutor para el 10 derivó en el abuso de balones largos, siempre devueltos por la defensa holandesa.

Sólido y certero
Países Bajos pareció recuperar aquel andar seguro en el arranque complemento gracias a los destellos de Robben, aunque chocó otra vez la figura de Mucha, quien en menos de un minuto y a puro reflejo, le ahogó los festejos al mismo Robben (50’) y a Van Persie (51’).

Sin embargo, las manos de su arquero parecieron despertar a Eslovaquia, que mostró más decisión. Dos veces acarició la igualdad, pero Maarten Stekelenburg se lució al desviar brillantemente remates consecutivos de Miroslav Stoch (67’) y  Robert Vittek (68’).

Los eslovacos pagarían caro tanto el no aprovechar su momento como el único error de Mucha, quien quedó mitad de camino en un pelotazo frontal y se dejó anticipar de cabeza por Dirk Kuyt; el volante controló el balón y centró atrás para Sneijder, que a la carrera anotó el segundo (2-0, 84’).

A pesar de la diferencia, Eslovaquia sacó a relucir su orgullo y tuvo su recompensa en el tiempo de descuento a través de Vittek, quien de penal marcó el tanto del honor (2-1, 90’+4’). El árbitro pitó el final tras la ejecución, dando así rienda suelta al festejo holandés, que desde Francia 1998 no se metía entre los ocho mejores del mundo.

Artículos y fotos tomados de FIFA.COM

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *