INGLATERRA Y GRINGOS PASAN

Miércoles 23 de junio.

ESTADOS UNIDOS 1, ARGELIA 0.

Estados Unidos logró la clasificación a octavos de final de manera agónica al vencer 1-0 a Argelia con gol de Landon Donovan, cuando se jugaba tiempo adicionado del partido disputado en Tshwane/Pretoria el 23 de junio. Los norteamericanos quedaron como primeros del Grupo C y jugarán contra el segundo del Grupo D, el 26 de junio a las 20:30 en Rustenburgo. Los argelinos cerraron la zona con una unidad.
Argelia comenzó mejor, bien parado y saliendo rápido con Karim Ziani, su cerebro creativo, quien buscó aprovechar la velocidad de Rafik Djebbour. La primera acción de riesgo estuvo en los pies de éste último, quien aprovechó un desacople defensivo y remató en forma violenta para reventar el travesaño.
Estados Unidos contestó con una acción rápida en la que Mario Gómez disparó para que el portero Rais Mbolhi rechazara con cierta dificultad. A partir del primer cuarto de hora, las acciones se emparejaron y el partido se hizo de ida y vuelta.
Los norteamericanos dispusieron de las ocasiones más claras, pese a que los africanos tuvieron buenos movimientos ofensivos, aunque sin tanta profundidad. A los 20 minutos Gómez hizo destacarse de nuevo a Mbolhi, quien desvió la pelota hacia el medio para la entrada de Clint Dempsey que definió con el arco vacío pero en posición adelantada.
Pero a los 36, el corpulento y movedizo Jozy Altidore desaprovechó una ocasión increíble para abrir el marcador luego de una buena combinación entre Michael Bradley y Donovan. El moreno estadounidense elevó su derechazo por encima del larguero, a 3 metros de la línea de meta y con el guardavallas vencido.

Festejo sobre la hora
En la segunda parte, Estados Unidos fue muy superior. El técnico Bob Bradley hizo entrar a Benny Feilhaber, Edson Buddle y DaMarcus Beasley para darle mayor poder ofensivo a su equipo.
Dempsey tuvo una gran oportunidad de  convertir en una maniobra muy rápida de Altidore, que sirvió para el atacante del Fulham inglés. El remate el norteamericano dio en la parte interna del palo izquierdo de Mbolhi y tras el rebote, el mismo delantero desvió con la pierna izquierda.
A los 67, Buddle cabeceó al medio del arco y el portero argelino retuvo con notable seguridad. Diez minutos después, otra vez Mbolhi le negó el grito a los norteamericanos al rechazar un tiro libre de Bradley.
Se extinguía el encuentro y las chances de los dirigidos por Bradley hasta que en tiempo adicionado, Donovan encabezó un rápido contragolpe en el que sirvió el esférico para Altidore, quien desbordó con lo último que tenía para tirar un centro que conectó Dempsey. El arquero sacó la pelota al medio del área y Donovan la empujó al fondo de la red (1-0, 90’ +1).
Júbilo y desahogo de la estrella estadounidense, que se convirtió en el máximo anotador de su país en la Copa Mundial con 4 tantos y además alcanzó a Earnie Stewart y Cobi Jones como los que más vistieron la camiseta de las Barras y Estrellas en la competición (11). Los argelinos, incrédulos, completaron el juego con la expulsión de Anther Yahia, en lo que resultó su última acción antes de emprender el regreso a casa.

INGLATERRA 1, ESLOVENIA 0

Inglaterra clasificó para los octavos de final de la Copa Mundial de la FIFA Sudáfrica 2010 como segunda del Grupo C después de imponerse por la mínina, con gol de Jermain Defoe, a Eslovenia en el partido disputado en Bahía de Nelson Mandela/Puerto Elisabeth el 22 de junio. Estados Unidos, con su victoria in extremis sobre Argelia, dejó fuera a los eslovenos.
La selección inglesa entró con más urgencia al césped en el estadio Puerto Elisabeth ya que sólo una victoria le aseguraba la clasificación. Le costó un poco acomodarse en el terreno de juego y Eslovenia no se acobardó. Pero los hombres de Fabio Capello golpearon primero. Defoe remató al fondo de la red un centro desde la derecha de James Milner (0-1, 23’).
Sobre la media hora se salvó Eslovenia. Wayne Rooney llegó al área y cedió a Steven Gerrard que disparo duro. El aquero, Jasmin Handanovic, detuvo el balón en dos tiempos, haciendo casi contorsionismo para evitar que el rebote se le colase.
Los ingleses dominaban el balón aunque sin mucha claridad de idea para definir jugadas, y los eslovenos se mostraron rápidos y peligrosos en el contrgolpe. Tras el descanso, el juego se abrió un poco ya que la derrota para Eslovenia suponía jugar con fuego: una victoria en el partido EEUU-Argelia les dejaba fuera. Las ocasiones más claras, igualmente, llegaron por bando británico: aDafoe se le escapó por poco el remate de un saque de esquina y Rooney se trastabillo en un remate.

Sobre la hora, Inglaterra se vino arriba y se hizo insistente en el ataque. Llegaron los momentos de mayores agobios para Handovic que se lució sacando de la línea de gol un testarazo de John Terry. Luego fue el palo quien se alió con la suerte eslovaca para desviar un remate mortífero de Rooney.
Fallaban los ingleses, así que probaron los eslovenos. Por velocidad, ganaron varias veces la partida al centro del campo rival, y todavía no se explican como luego de 3 remates consecutivos a puerta de Andraz Kirm, Zlatko Dedic y Valter Birsa, el arco defendido por David James permaneció intacto.
Capello buscó alternativas en la recta final. Metió a Joe Cole por Rooney, que no había estado muy inspirado, pero el equipo no ganó profundidad por el cambio y siguió merodeando el área sin hacer daño. Con el pitido final llegó el jarro de agua fría para los eslovenos que si bien habían estado clasificados durante todo el partido, con el gol de EEUU en el minuto 91 de su duelo con Argelia se quedaban irremediablemente fuera del Mundial.

ALEMANIA 1. GHANA 0

Con gol de Mesut Oezil, Alemania venció a Ghana por 1-0 y avanzó como primero de Grupo D a los octavos de final de la Copa Mundial de la FIFA Sudáfrica 2010. Los Estrellas Negras, pese a la derrota, se transformaron en el primer equipo africano a acceder la segunda fase del torneo. El encuentro se disputó este miércoles 23 de junio en el Estadio Soccer City de Johannesburgo.

Incesante ir y venir
El primer tiempo resultó entretenido. Alemania necesitaba la victoria para no depender de nadie y salió a buscarla con sus armas habituales: control de balón por parte de Mezut Oezil, llegada por las bandas a través de Thomas Mueller por derecha y Lukas Podolski por izquierda y la inquietante presencia arriba de Cacau.
La idea de Ghana era pasar rápidamente a posiciones ofensivas apenas recuperaba el balón, casi siempre recostando el juego sobre la izquierda con combinaciones entre Kwadwo Asamoah y Andre Ayew, pensando siempre en poner a Asamoah Gyan en posición de gol.
Sin embargo, los primeros 15 minutos fueron de dominio alemán, y tres veces merodeó la apertura del marcador. Recién cuando Ayew se retrasó para tomar contacto con el balón los africanos empezaron a encontrar espacios a espaldas de los laterales, generando dos situaciones netas, ambas desperdiciadas por Gyan.
A esta altura el juego era de ida y vuelta, y en un minuto, los dos dispusieron de clarísimas opciones. A los 25’, Oezil se cortó sólo pero perdió el mano a mano con Richard Kingson. Sesenta segundos después, Gyan peinó un centro tras un tiro de esquina que Philipp Lahm, sobre la línea y con su arquero vencido, sacó con el pecho.

Final feliz para ambos
El partido no bajó en intensidad ni al final del primer tiempo ni en el comienzo del segundo. Alemania mantuvo la iniciativa pero Ghana encontró más espacios. De hecho, Asamoah quedó cara a cara con Manuel Neuer a los 51’, pero el arquero le ahogó el grito brillantemente.
Las Estrellas Negras lamentarían esta falta de efectividad nueve minutos después, cuando Oezil recibió un pase a la altura de le media luna y sacó un remate inatajable par Kingson (0-1, 60’).
Si bien las noticias que llegaban desde Nelspruit los beneficiaban, los ghaneses jamás bajaron los brazos. Dos veces arañaron la igualdad en los cinco minutos siguientes, pero Lahm le puso el cuerpo tanto al cabezazo de Prince Tagoe como al remate claro de Ayew que llevaba destino de red.
Los cambios de los entrenadores dejaron entrever que el resultado comenzaba a ser conveniente para ambos. Es cierto que siguieron atacando, pero con menos precisión en los metros decisivos. Así llegó el final y la clasificación de ambos a octavos. En esta instancia, Ghana enfrentará a Estados Unidos el próximo sábado 26 en Rustenburgo, mientras que Alemania se verá las caras con Inglaterra un día más tarde en Mangaung / Bloemfontein.

AUSTRALIA 2, SERBIA 1 

Australia derrotó por 2-1 a una combativa selección de Serbia en un choque disputado el 23 de junio en el estadio Mbombela, de Nelspruit, en choque válido por el Grupo C de la Copa Mundial de la FIFA Sudáfrica 2010. El resultado salvó la honrilla australiana y acabó con los sueños serbios, porque no sirvió para que ninguno de los dos contendientes pasara a la siguiente ronda.
A pesar del resultado final, el choque tuvo un claro dominio serbio desde el principio. La iniciativa correspondía casi en su totalidad a los dirigidos por Radomir Antic, mientras que los de Pim Verbeek saltaron al campo algo tímidos.
En el minuto 12, Milos Krasic tendría la primera clara del encuentro, tras un ataque australiano que no encontró rematador. El atacante serbio se escoró demasiado y erró cuando se encontraba frente a Mark Schwarzer. Poco después le llegaría el turno a Lazovic, que falló cuando tenía todo a su favor ante Schwarzer. O el cabezazo de Nikola Zigic, que se fue desviado por poco.
Se llegó al descanso con esa dinámica y, en ese momento, nadie podía esperar una victoria del país oceánico.
A la vuelta del vestuario el partido se recrudeció, y los australianos estuvieron mucho más fuertes en defensa. Quizá en exceso: el colegiado, el uruguayo Jorge Larrionda, se vio obligado a cortar estas acciones amonestando a los Socceroos en dos ocasiones en apenas un minuto.

Errores penalizados
Zigic tuvo una clara ocasión dentro del área australiana en el minuto 53, cuando controló un balón que luego mandó alto por muy poco. Los balcánicos seguían creando ocasiones de gol, pero no atinaban a colar el balón en las mallas rivales. Los australianos, por su parte, las tuvieron contadas, pero las supieron aprovechar mejor.
Así llegó el primer gol australiano: en una jugada aislada. Tim Cahill mandó un testarazo al fondo de la meta de Vladimir Stojkivic (1-0, 69’). Un potente disparo de Brett Holman desde fuera del área fue el segundo de la noche. El arquero serbio no llegó a atajar el derechazo (2-0, 73’).
Serbia recortó distancias por medio de Marko Pantelic, al aprovechar un rechace de Schwarzer (2-1, 84’). Además dispuso de otras tantas ocasiones de hacer el tanto del empate, que le habría supuesto la clasificación para octavos, pero anduvieron carentes de tino los de Antic.
Con este marcador y el resultado del otro encuentro (victoria por 1-0 de Alemania sobre Ghana), tanto Australia como Serbia quedan apeadas del torneo.

Artículos y fotos tomadas de FIFA.COM

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *