“Mano de Piedra”: una gran historia

14 de octubre de 2006

Roberto Durán se bajó del cuadrilátero hace cinco años, pero eso no significa que haya abandonado el boxeo. Tras una larga carrera profesional, "Mano de Piedra" sigue involucrado en el deporte de sus amores, como promotor, fanático y ex-alumno.

Con más de 100 peleas en su resumé, Durán tiene muchas historias para contar, y las credenciales necesarias para comparar el boxeo actual con el de anteaño. Su conocimiento del boxeo lo convierte también en un gran analista, y sobre todo, un crítico objetivo.

Durán sufrió un grave accidente de autos en Buenos Aires, Argentina en el 2001, que lo dejó con ocho costillas fracturadas y una lesión pulmonar que casi le cuestan la vida. De no haber sido por eso, Durán, de 55 años de edad, dice que todavía estaría peleando.

El controversial ex campeón estuvo de visita en las instalaciones de ESPN y habló sobre su carrera, destacó sus mejores peleas y habló del presente y el futuro del boxeo, entre otras cosas.

"La victoria ante Ernesto Marcel (decisión a 10 rounds en mayo de 1970) y ganarle a Ken Buchanan (KO en el asalto 13 en junio de 1972) pata quitarle el título liviano de la AMB, son las dos peleas más importantes de mi carrera", explica Durán con un toque de orgullo en su voz.

El nocaut propinado al entonces campeón Buchanan en el Madison Square Garden de Nueva York, fue el inicio de una racha de 45 peleas, de las que ganó 44 y solo perdió una, ante Esteban de Jesús, en un combate en el que fue mandado a la lona en el pirmer asalto, pero en el cual se recuperó para terminar de pié y perder por decisión unánime. Dos años después, en 1974, vengaría la derrota noqueando a De Jesus en once asaltos.

Durán también destacó otras peleas de su larga trayectoria, como si recordara cada una de ellas a pesar del resultado.

"Contra Pipino Cuevas y Carlos Palomino fueron dos buenas peleas también. Todo el mundo decía que yo estaba en decadencia antes de la pelea con Palomino y lo mismo pasó antes de ir ante Cuevas y gané las dos".

Pero Durán recuerda son orgullo su combate ante Davey Moore en el MSG en 1983 y su entusiasmo parece ir creciendo cuando empieza a contar la historia.

"A Davey Moore lo engañaron. Le dijeron que peleara conmigo, que yo estaba acabado y me iba a ganar, que me iba a noquear, que eso lo iba a ayudar a seguir subiendo", cuenta Durán.

Moore venía de noquear a Gary Guiden en 4 asaltos para quedarse con al corona mediana junior de la AMB y una victoria ante una leyenda como Mano de Piedra, sólo lo ayudaría en los ránkings.

"El tiro le salió por la culata", dice sonriendo Durán. "En su esquina, le decía a su gente, 'me dijeron que este tipo estaba acabado, pero este hombre me está matando'".

En el octavo, el panameño lo mandó a la lona para quedarse con la corona a los 32 años de edad.

Sin embargo, las legendarias peleas ante Sugar Ray Leonard no están en su lista de grandes combates. Luego de derrotar a Leonard en el estadio Olímpico de Montreal en junio de 1980, Mano de Piedra cayó en la revancha en noviembre del mismo año en el Superdome de New Orleans, pelea que fue televisada por la cadena CBS y una de las que tuvo más ratings en la historia del boxeo.

La imagen de Durán fue dañada esa noche. Faltando segundos para terminar el octavo round, aparentemente Durán le dijo al referí, "no más, no más". Quizás peor fueron las declaraciones de Leonard al final del combate, diciendo que era mejor hacer abandonar a un peleador como Durán, que haberlo noqueado.

Durán no habló sobre esa pelea, pero recordó lo sucedido previo a la misma.

"La primera pelea con Leonard, me dijeron, 'Durán vas a pelear con el ídolo de Estados Unidos. Me preparé y le gané al ídolo de Estados Unidos", recuerda Durán. Me quedé un mes en Nueva York bebiendo, brincando, saltando y me llaman otra vez para una revancha con Leonard. Yo estaba pesando 210, 215, 220 libras, para pelear en un mes en las 147 libras. Yo me estaba muriendo. Y asi fue, me ganó".

Durán cuenta que regresó a Panamá y se puso a entrenar. Pidió una tercera pelea, pero no la consiguió. "Eso no se podía quedar asi", dijo Durán. "Pero Leonard declaró en la prensa que no me iba a dar la revancha y que no iba a pelear conmigo".

Sin embargo, luego conseguiría un tercer combate. En 1989, tras vencer a Iran Barkley en Atlantic City por decisión dividida, en un combate catalogado como la Pelea del Año por Ring Magazine, Durán volvió a caer ante Leonard el 7 de diciembre en el Casino The Mirage de Las Vegas pro decisión unánime, en una pelea dominada por el estadounidense.

Por: José De Aragón

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *