Potros ganan Super Bowl

4 de febrero de 2006

Nadie se podía imaginar que la 41ª edición del Super Bowl, con sede en Miami, la ciudad del sol, iba a ser la más lluviosa de toda la historia y mucho menos que el equipo peor preparado para esas condiciones climatológicas, los Potros de Indianápolis, se proclamase campeón.
Los Potros, que tardaron 23 años en conseguir su primer título de Super Bowl en la sede actual, donde llegaron en 1984 después de haberlo ganado en la de Baltimore en 1971, con su mariscal estelar Peyton Manning, se adaptaron mucho mejor a la lluvia y vencieron con justicia por 29-17 a los Osos de Chicago.
Nunca había llovido durante un Super Bowl y tampoco la patada de salida había sido devuelta para un "touchdown" hasta que lo consiguió el sensacional novato de los Osos, Devin Hester, que se escapó con el balón para correr 92 yardas sin que nadie lo pudiese detener.
Pero Manning había llegado a Miami para salvar su honor y prestigio de futuro miembro del Salón de la Fama y se reivindicó como el mariscal líder capaz de conseguir la victoria importante que necesitaba en su carrera y los Potros el título que habían buscado por años.
Todo hacía pensar que el gran inicio de los Osos con una anotación nada más comenzar el partido y la lluvia iban a darles la ventaja que necesitaban para luchar por el título.
Pero todo se les vino abajo al convertirse ellos mismos en sus peores enemigos después de protagonizar una serie de pérdidas de balón, que no correspondían a un equipo que llega al Super Bowl para lograr el título.
Los Potros ganaron porque supieron cometer menos errores, y en especial Manning, que sí tenía un plan de acción en su mente, todo lo contrario del "frustrante" mariscal de campo de los Osos, Rex Grossman, que esta vez les dio la razón a todos los críticos de su juego con fallos difícilmente justificables.
Manning ejecutó un sagaz plan de juego, que tuvo como protagonistas y aliados en las avanzadas por tierra del novato Joseph Addai y pases cortos, para proteger el balón, cosa que no hicieron los Osos con Grossman.
El entrenador de los Potros, Tony Dungy, artífice de la estrategia de juego de equipo, se convirtió en el primer afroamericano que consigue el título, aunque fuese con la pena de haber dejado perdedor a su gran amigo y ex discípulo Lovie Smith.
Ambos también hicieron historia al ser la primera vez que dos entrenador afroamericanos llegaban con sus respectivos equipos al Super Bowl.
Dungy tuvo a Smith como asistente con los Bucaneros de Tampa Bay en la campaña 1999-2000.
"Sólo tengo palabras de felicitación para Tony porque su equipo jugó mejor que el nuestro y se mereció el triunfo", declaró Smith. "Mi equipo luchó, pero las cosas no salieron como esperábamos".
Smith reconoció que Manning, nombrado Jugador Más Valioso (MVP), dirigió con seguridad a la ofensiva de los Potros y su defensa no pudo hacerle la presión que esperaban.
Ante esa realidad, los Potros (16-4) completaron el partido celebrado en el "Dolphin Stadium" de Miami, dominando por completo las acciones con una poderosa defensiva.
Los Osos tuvieron un primer cuarto explosivo con dos anotaciones, pero comenzaron a tener los problemas con el control del balón y Grossman no encontró su mejor inspiración de cara a darle moral a su equipo, que se veía superado por la defensiva de Potros y la ofensiva que también producía.
El resultado fue que los Potros en el segundo cuarto remontaron el marcador con "touchdown" de Dominic Rhodes, que corrió una yarda, y pateador Adam Vinatieri anotó uno de sus tres goles de campo para poner números de 16-14 a su favor. A partir de entonces los Potros tomaron el control de las acciones y ya nunca más lo perdieron.
El partido también entró en una fase de mal juego con una serie de pérdidas de balón, que cortaban su continuidad y un buen espectáculo deportivo.
Cada equipo perdió el balón en tres ocasiones en los dos primeros cuartos, incluso Vinatieri falló un gol de campo y un intento de punto extra.
La segunda parte del partido fue similar, sobre todo después que Grossman comenzó con sus imprecisiones y Kelvin Hyden le hizo la primera interceptación de balón cuando restaban 11:44 minutos para el final, corrió 56 yardas y convirtió en "touchdown".
Chicago (15-4) terminó con cinco pérdidas de balón, incluyendo dos interceptaciones de Grossman, que lanzó para 147 yardas al completar 19 de 27 pases, con un envío de anotación, muy poca cosa para que un equipo pueda conseguir el título de campeón de la NFL.
Todo lo contrario sucedió con Manning, que completó 25 de 38 pases para 247 yardas, un pase de anotación y una interceptación y le hicieron merecedor a su primer título en sus nueve años como profesional.
Vinatieri, en su línea de no fallar en los momentos decisivos, como hacía cuando estaba con los Patriotas de Nueva Inglaterra, también fue jugador clave en la victoria de los Potros.
El pateador estelar, que anotó tres goles de campo, uno de 29 yardas en el segundo cuarto, y de 24 y 20, respectivamente, en el tercero, volvió a simbolizar la imagen triunfadora de un Super Bowl, aunque en esta ocasión el mariscal de campo no fue Tom Brady sino Manning, que es el nuevo MVP y estrella de la NFL.

Redacción internacional
www.birriapanama.com

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *