DESPIDIENDO AL IDOLO

Martes 11 de agosto.

LA LUCHA LIBRE PROFESIONAL SE QUEDA SIN SU IDOLO.

En una calurosa mañana de este lunes 10 de agosto, en la Iglesia de Lourdes en Carrasquilla, las personas se reunian para rendirle un último homenaje al más grande luchador profesional que a tenido la República de Panamá, nos referimos a "EL IDOLO".  Era un misa de despedida poco común ya que la gran parte de los que asistieron cubrian sus rostros con máscaras de la profesión al cual se dedican; la lucha libre profesional, además que el fallecido, también portaba una máscara; la inconfundible máscara de los colores negro y naranja, esta codiciada máscara que ningún luchador extranjero ni nacional pudo arrebatarle y que partió con él, al viaje eterno, como su inseparable compañera.    Muchos de estos luchadores profesionales se iniciaron en este rudo deporte, para imitar las azañas de "El Idolo", al mismo que despedian en esta lamentable ocasión. 

Estas máscaras que en combates se teñían con sangre y sudor, esta vez se mezclaban con lágrimas por el dolor de la depedida de "El Idolo".  En la Iglesia había una combinación de nuevos luchadores y luchadores de épocas pasadas, pero ambas generaciones de gladiadores, coincidieron en despedir a un gran padre, a un gran amigo, a un gran educador, a un gran atleta.  Muchos luchadores que ya nadie se acuerda de ellos estuvieron presentes, como por ejemplo: Crono II, La Momia (blanca), El Duende, Sandokan, Montunito, Araña Jhonson, Dr. Muerte, El Vampiro, Joe Panter, Sergio Gálvez, Caín, Urraca, Iberkún, Fantasma, King Kong, El Celestial, El Toro Salvaje, Ricardo Díaz, El Tahur, la primera luchadora profesional panameña Nidia "La Sanguinaria" entre otros.  Estas dos generaciones de luchadores le rindieron una calle de honor desde el inicio de la misa hasta el final.  

También estuvo el promotor de lucha libre profesional el Sr. Samy De La Guardia, que recordaba la primera vez que el Idolo enfrentaba por el título mundial peso medio ante Rene Guajardo ante 23,863 personas que abarrotaron el Gimnasio Nuevo Panamá en el año 1972 y el gimnasio solo tenia capacidad para 13,500 personas.

Al finalizar la misa, entre palabras de despedida, resoluciones de duelo y sinceras lágrimas de despedida, el ataúd del Idolo salió cargado en hombros de los luchadores y las personas en la iglesia aplaudían y coreaban a gritos el nombre de este luchador, como en los grandes combates que sostenía y en la cual salía victorioso; "IDOLO, IDOLO, IDOLO, IDOLO".

Los fanáticos de El Idolo, estaremos siempre agradecidos por su gran calidad de atleta, misma que hacia destacar en todos sus combates en la cual se presentaba.

¡ Hasta pronto al más grande luchador profesional que a tenido Panamá !

Artículos y fotos: "el birrioso".    

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *