“CALICHO” Y LOS FILIS NO SE DEJAN

Martes 3 de noviembre.

Los Yankees tendrán que llevarse su champaña de vuelta a Nueva York. Chase Utley sacudió dos jonrones, entre ellos un batazo productor de tres carreras, para que los Filis de Filadelfia siguiesen respirando en la Serie Mundial al derrotar el lunes 8-6 a Nueva York en el quinto juego.

Ha pasado casi un cuarto de siglo desde la última vez que un equipo logró remontar un 3-1 en contra en el Clásico de Otoño. Si Filadelfia quiere hacer realidad esa gesta para revalidar su campeonato, pues tendrá que ganar dos veces en el Yankee Stadium.

Pero los Filis tuvieron que sufrir al final vieron cómo los Yankees podaron una desventaja de seis carreras. Con un corredor en circulación, Mark Teixeira se ponchó abanicando la brisa frente a Ryan Madson para terminar el juego y dejar la serie 3-2 a favor de Nueva York.

Luego que los Yankees se pusieron en ventaja mediante un doble productor de Alex Rodríguez en el primer inning, los Filis respondieron furiosamente en la parte baja cuando Utley conectó un descomunal jonrón a lo profundo de las gradas del jardín derecho frente a un decepcionante A.J. Burnett.

Utley también la desapareció por el derecho al abrir la parte baja del séptimo y con ello empató el récord de cinco jonrones en una serie que Reggie Jackson fijó en 1977 con los propios Yankees.

Cuatro de los jonrones de Utley han sido sin compañeros en base, pero su cuarto fue clave al darle un cómodo espacio de maniobra para el as Cliff Lee.

Aunque no se exhibió tan dominante como lo hizo en el primer juego, en el que cubrió toda la distancia, Lee supo hacer lo necesario para malograrle a los Yankees el festejo de su corona número 27 y la primera desde 2000.

Los Filis fabricaron tres carreras adicionales en el tercero, sin que Burnett pudiese sacar un out en el innings. Las anotaciones entraron mediante sencillos impulsores de Jayson Werth y Raúl Ibañez, además de un roletazo del panameño Carlos Ruiz.

Utley conectó su segundo jonrón ante Phil Coke, el tercero de los cuatro relevistas empleados por los Yankees. Dos outs después, Ibáñez sonó otro jonrón solitario para poner la pizarra 8-2.

Sin outs en el octavo, otro doble de Rodríguez produjo dos carreras para expulsar a Lee. Un elevado de sacrificio de Robinson Canó por el jardín central ante el relevista Chan Ho Park acercó 8-5 a los Yankees.

Lee se anotó su segunda victoria de la serie al cubrir siete entradas, en las que permitió cinco carreras y siete hits. Recetó tres ponches y concedió dos boletos.

Madson vino a relevar en el noveno, pero los Yankees embasaron a los dos primeros hombres con doble de Jorge Posada y sencillo de Hideki Matsui. Una roleta de doble play de Derek Jeter remolcó a Posada, Damon ligó un sencillo y Teixeira se ponchó para poner fin a los nervios de los fanáticos de los Filis.

En una nefasta apertura, Burnett toleró cuatro hits y seis carreras, con apenas 28 strikes en sus 53 lanzamientos.

La salida fue a contracara de su sensacional desempeño en el segundo juego, en el que maniató a los Filis a una carrera y cuatro hits en siete entradas para una victoria 3-1.

Por segunda serie consecutiva, Burnett fracasó con la misión de sentenciar. En la serie de campeonato, el derecho toleró cuatro carreras en el primer inning ante Los Angeles y luego no pudo mantener la ventaja de los Yankees el iniciar el séptimo.

Tras la derrota, los Yankees se alzaron con el banderín de la Liga Americana con Andy Pettitte en el montículo. ¿Se repetirá la historia el miércoles cuando la serie regrese al Yankee Stadium?

Pero Pettitte, quien se llevó el triunfo en el tercer juego el sábado, no ha lanzado con tres días de descanso en postemporada desde 2003.

Los Yankees son el primer equipo que utiliza a tres abridores en una Serie Mundial desde que Atlanta lo hizo en 1992 con el trío de Tom Glavine, John Smoltz y Steve Avery. Minnesota fue el último en conseguir el título con esa fórmula al tener a Jack Morris, Kevin Tapani y Scott Erickson en 1991.

Filadelfia no ha confirmado su abridor para el sexto juego, pero Pedro Martínez es la más lógica opción. El dominicano cargó con la derrota en una buena salida en el segundo partido.

Pese a todo, los Yankees siguen con el viento a su favor: esta es la novena vez que se ponen arriba 3-1 en una Serie Mundial y nunca han permitido que les remonten.

Pero los Filis irán a Nueva York entusiasmados por el despertar de su ofensiva, que había sido silenciada en los juegos anteriores. Después de promediar 6.1 carreras en las series previas contra Colorado y Los Angeles, llevaba 16 en cuatro juegos contra los Yankees.

Utley, Ibáñez y Rollins conectaron dos hits cada uno, pero Ryan Howard sigue borrado del mapa con un promedio de .158 en la serie. Peor aún sumó dos ponches más y ahora acumula 12 tras cinco juegos, empatando el récord de Willie Wilson en la historia de los clásicos.

Sólo seis equipos en la historia han podido remontar un 3-1 en contra en la serie y el último club en lograrlo fue Kansas City, a costa de San Luis, en 1985.

Por los Yankees, el dominicano Robinson Canó de 3-1, una impulsada. Los puertorriqueños Jorge Posada de 3-1, una anotada y José Molina de 1-0.

Por los filis, el panameño Carlos Ruiz de 4-1, una impulsada. El dominicano Pdro Féliz de 4-0.

Yankeesbeisbol.com 

Fotos: "el birrioso".

CHIRIQUÍ 1, PANAMÁ OESTE 0 

Miércoles 28 de octubre.

Con dos jonrones solitarios de Chase Utley y un hermético Cliff Lee en el montículo, los Filis de Filadelfia dieron el miércoles el primer zarpazo en su empeño por repetir como campeones de la Serie Mundial.

Pacientes en el plato, los bateadores de los Filis hicieron sudar al as de los Yankees CC Sabathia para llevarse una victoria 6-1 que puso a Filadelfia en ventaja en el Clásico de Otoño.

Utley trituró un par de rectas de 95 millas por hora de Sabathia en el tercero y sexto innings para dar todo el respaldo que necesitó Lee, quien prolongó su alucinante mes de octubre. El zurdo de los Filis ganó su tercer partido de la postemporada tras cubrir la ruta completa con pelota de seis hits y una carrera sucia, recetando 10 ponches y cero boletos.

La ofensiva de los Yankees fue incapaz de descifrar el repertorio de rectas, curvas y cambios de velocidad de Lee. Su inning cumbre fue el cuarto al ponchar en fila a los bateadores 3-4-5 en el orden ofensivo de Nueva York, Mark Teixeira, Alex Rodríguez y Jorge Posada. Rodríguez fue ponchado tres veces por Lee.

Ningún bateador zurdo le había conectado jonrón a Sabathia esta temporada en el Yankee Stadium, pero Utley se la desapareció dos veces en una noche de lluvia.

Después del séptimo inning, Sabathia salió tras permitir dos carreras y cuatro hits, y los Filis se dieron banquete con el bullpen de los Yankees.

Añadieron dos más en el octavo gracias a un sencillo de Raúl Ibáñez con las bases llenas. También fabricaron dos en el noveno mediante un sencillo de Shane Victorino y un doble de Ryan Howard.

Decididos a convertirse en el primer equipo de la Liga Nacional que revalida el cetro desde que la Gran Maquinaria Roja de Cincinnati lo consiguió en 1975-76, estos Filis — cuyo uniforme también es rojo — empiezan a dar señales de estar a la par de aquel legendario equipo conformado por Pete Rose, Joe Morgan, Johnny Bench y compañía.

Los últimos seis equipos que ganaron el primer juego y 10 de los últimos 11 terminaron alzándose con el título.

El segundo juego será el jueves, con el dominicano Pedro Martínez abriendo por los Filis contra A.J. Burnett.

Con dos outs en el tercer acto, y en el noveno pitcheo del turno, Utley depositó la pelota en la segunda hilera de la grada del bosque derecho.

Sabathia retiró a los siguientes ocho bateadores hasta que Utley pegó su segundo jonrón de la noche en cuenta de 0-2 y rumbo a la misma dirección por el derecho.

El as de los Yankees tuvo problemas con su control al encontrarse con los obstinados bateadores de los Filis, que pacientemente buscando turnos largos, al extremo que tuvo que emplear 58 pitcheos para sortear los tres primeros innings. Sabathia se despidió con tres pasaportes, luego que había concedido la misma cantidad en sus tres aperturas previas en la postemporada.

Lee, en cambio, fue rápido y económico en la distribución de sus lanzamientos, sin intimidarse por su debut en una Serie Mundial.

"Para ser franco, nunca he estado nervioso en las Grandes Ligas", dijo Lee, quien ahora tiene efectivida de 0.54 de efectividad esta postemporada. "Esto lo que he querido hacer todo mi vida".

Nueva York le estropeó la blanqueada en el noveno cuando Derek Jeter y Johnny Damon abrieron con sencillos. Un jugada de escogencia de Teixeira remolcó a Jeter, pero Lee bajó la cortina con ponches a Rodríguez y Posada.

Su joya constituyó el primer juego completo en una Serie Mundial desde que Josh Beckett de Florida cubrió la ruta entera en el partido que le dio el título a su equipo en 2003.

"Atacó la zona de strike y nos tuvo fuera de balance mezclando todos sus lanzamientos", indicó Posada. "Fue algo tremendo. Comenzar así es incómodo, pero hay que dejarlo atrás y volver mañana para cambiar la historia".

Fue la segunda vez en la historia que dos ex ganadores del Cy Young abrieron el primer juego, luego que en 1995 Greg Maddux lo hizo por Atlanta contra Orel Hershiser de Cleveland.

Los dos zurdos, ex compañeros en Cleveland, fueron los abridores del partido inaugural del estadio el pasado abril. Lee se acreditó la victoria 10-2 cuando formaba parte de los Indios.

El arranque de la serie fue el más tardío en la historia, una semana atrás del primer partido del clásico del 2001. La programación de ese año se atrasó por los atentados terroristas del 11 de septiembre.

Este fue el primer juego de Serie Mundial en el nuevo Yankee Stadium, que costó 1.500 millones de dólares. A la espera de ser demolido y cubierto por una malla negra, el viejo parque sigue en pie al cruzar la calle 161.

George Steinbrenner, el dueño de 79 años de los Yankees, presenció el juego desde su palco. Disminuido por problemas de salud, el propietario no había estado en el estadio desde el partido inaugural en casa.

El ceremonial primer lanzamiento corrió a cargo de un veterano de guerra, que perdió el brazo izquierdo en el conflicto en Irak. Estuvo acompañado por la primera dama Michelle Obama, Jill, Biden, la esposa del vicepresidente, y el legendario Yogi Berra.

Por los Filis, el panameño Carlos Ruiz de 4-1. El dominicano Pedro Féliz de 4-0.

Por los Yankees, el puertorriqueño Jorge Posada de 4-1. Los dominicanos Robinson Canó y Melky Cabrera de 3-0.
 

Artículos tomados de Yankeesbeisbol.com

Fotos: "el birrioso".

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *