El boxeo perdió popularidad

14 de octubre de 2006

El legendario peleador, Roberto Durán, podría pasar días contando anécdotas de su larga y prestigiosa carrera, pero está de acuerdo que el boxeo ha perdido popularidad en los últimos tiempos.

"Los promotores ya no hacen peleas todos los meses como antes y las bolsas tampoco son grandes, a menos que sea un pelea muy buena. El boxeo se ha venido abajo por eso".

Tampoco se mostró muy entusiasmado con la nueva generación del boxeo. Habiendo compartido eras con campeones de la talla del propio Leonard, Thomas Hearn, Héctor "Macho" Camacho, Marvin Hagler, Vinny Pazienza y Julio César Chávez entre otros, Durán no parece estar sorprendido por los campeones actuales.

"Floyd Mayweather es considerado el mejor libra-por-libra, pero no se puede dar esa nominación a un boxeador hasta que pasen los años. Un ejemplo claro es Roy Jones, Jr. El era el mejor boxeador del momento libra-por-libra y luego vino un tipo lo y lo noqueó en 2 rounds, (Antonio Tarver en mayo del 2004), vino otro y también lo noqueó en nueve (Glen Johnson el septiembre del 2004). Luego fue por la revancha (con Tarver) y volvió a perder (decisión unánime en 12 rounds en octubre del 2005). Entonces para considerar a un boxeador el mejor, tiene que pasar tiempo y eso puede demostrar quién es el mejor libra-por-libra".

El dicho dice que los tiempos de antes eran mejores, y Durán parece que piensa asi cuando se le habla del amor al deporte. Durán se caracterizó por ser un boxeador que peleaba por orgullo y no por la bolsa que le pusieran delante. Los mismo con gandes boxeadores en la historia, incluyendo del momento. Pero es muy fácil cruzar esa linea ahora que el boxeo es un deporte global, con televisaciones en vivo y en directo a casi todo el mundo y premios millonarios, para peleas que quizás no lo valen, pero tienen toda la expectativa creada debido a su gran promoción.

"No es lo mismo ahora", dice enfáticamente Durán. Los boxeadores de antes peleaban por respeto a la patria y orgullo propio. Hoy en día muchos boxeadores pelean por amor al dinero; les da igual ganar que perder, ese el problema que tienen", explica.

"Hopkins (Bernard) era un boxeador que peleaba primero por amor al deporte y por amor a la patria. Si uno insultaba a Hopkins, después tenía que pelearle. Y te iba a reventar porque lo insultastes. Boxeadores como él, Roberto Durán, Sugar Ray, Hagler, ya como ellos no hay.

Ahora Durán disfruta su nueva faceta como promotor y espera revivir el amor por el boxeo. Con una carrera de 103 victorias, 70 por KO, y 16 derrotas, su entrada en al Salón de la Fama el 14 de octubre será el gran premio a su amor al deporte. y posiblemente más satisfactorio que cualquiera de sus nocauts.

Por: José De Aragón

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *