Hasta en las mejores familias….

Martes 24 de junio.

La noticia de la función fue que el anunciado luchador internacional, Scott Hall, no llegó a la cita. Pero viéndolo bien, era de esperarse de parte de un luchador que a pesar de su gran talento, siempre ha dado muestras de una vida disoluta e irresponsable. La razón de su ausencia, de acuerdo con los organizadores de la RXW, fue que no lograron localizarlo en la última semana previa al evento, al cual se había comprometido a asistir semanas antes.

Siempre nos quedará el acre sabor como fanáticos de la lucha que somos, de lo que pudo haber sido una velada fenomenal con luchadores de un roster de primer nivel como Hall o Ricky Banderas, quien también faltó a la cita debido a un incidente policivo en el que estuvo involucrado en su país, en papel de víctima de un atraco.

Esto ocurre hasta en las mejores familias. Siempre alguna lucha se cae por alguna lesión o por algún acto de indisciplina, en fin, los imprevistos ocurren. Pero la deuda queda por parte de los organizadores, quienes deben seguir en su ánimo de traer a luchadores internacionales de primer nivel o a luminarias de épocas pasadas que estén en buen ánimo de brindar a los fanáticos panameños un buen espectáculo. Para ello, algunas ideas le doy de nombres que creo que están al alcance y posibilidad de los organizadores: Shane Douglas, Bad Ass Billy Gun, Juventud Guerrera, el Vampiro Canadiense, Konan de México (ex WCW), Dean Malenko, Perry Saturn o, por qué no soñar, al espectacular Macho Man Randy Savage.

Los internacionales que sí acudieron fueron Savio Vega, actual campeón pesado de la RXW, el manejador Rico Casanova con su luchador Tokyo Monster "Kahagas" y la TNA Knockout y ex diva de WWE Christy Heme, quienes dejaron complacidos a los fanáticos que asistieron al gimnasio de la USMA.

De igual forma, el comentarista de la WWE en español,  Hugo Savinovich, estuvo presente y fue parte del Show en su rivalidad con el Kaiser, para ver quien queda con el control de la RXW. Savinovich fue quien pidió las disculpas públicas del caso ante la ausencia de Hall y Banderas y dijo que los asistentes que conservasen su tiquete obtendrán un descuento del 50% en el próximo show de la RXW.

Pese a todo, buen espectáculo

Pese a las notables ausencias, el Show se mantuvo con la calidad de siempre, con luchadores locales, que a pesar de su poca experiencia y su mucha juventud, dan muestras de compromiso con su público y gran ánimo dentro y fuera del ring, porque vale la pena hacer mención a los que no han tenido oportunidad de ver alguna lucha de la RXW: la mayoría de las luchas se dirimen fuera del tinglado.

La función de “Rain of Champions” comenzó con un ameno combate de cinco esquinas, denominado Money in the bank, en el cual uno de los cinco luchadores tenía que tomar una bolsa suspendida en las alturas sobre el ensogado, en la cual había una importante suma de dinero. Para ello, se habían habilitado cerca del entarimado varias escaleras de metal, que los luchadores no demoraron en convertir en armas letales contra sus adversarios.

Angelus, Jerry Star, Marabunta, Magnus y Saiko fueron los elegidos para llevarse la lucha de dinero en el banco. El combate fue movido y accidentado: Angelus aventó desde lo más alto del gimnasio de la USMA a Jerry Star, quien cayó metros abajo sobre el resto de los luchadores. Con la ayuda de su guardaespaldas, Dídimo, Angelus se llevó la victoria.

En lucha titular por el campeonato Total X, PJD supero en un combate de “fatal 4” a Luzbel, Toxico y al Cuervo, quien poseía el título. Al final, PJD prometió una revancha titular al Cuervo, quien se mostró satisfecho por el ofrecimiento.

Christy Hemme superó vía conteo de tres a la novata y nacional Dharma, quien estuvo acompañada por Rico Casanova como su manager. La lucha fue arbitrada por la sexy V-Anne. La sensual Christy Hemme, quien ganó el primer concurso de “en busca de una Diva” en la WWE, fue muy superior contra la rival panameña, quien hizo lo que pudo debido a su poca experiencia y preparación. 

EL MEJOR COMBATE DE LA NOCHE

En una de las mejores peleas de la noche, Tokyo Monster "Kahagas", con Rico Casanova en su esquina, se enfrentó al panameño Tony El Loco, quien estuvo acompañado por la sensual valet Sargento Mina. En el reñido y vistoso combate, el Tokio Monster hizo gala de sus conocimientos de artes marciales, los cuales fueron bloqueados por Tony El Loco, quien con  su rudeza sacó casta y no dejó que el internacional se llevase la victoria. Al final, el árbitro decretó la doble descalificación por conteo fuera del ring. 

En la siguiente lucha, el Corruption Crew (Pibe y Iceman) derrotaron a Los Hijos de La Oscuridad (Slash & Armagedon) para convertirse en los nuevos campeones en pareja. Considerada por muchos como la mejor pareja de la RXW, los retadores se llevaron las fajas a punta de coraje, destreza en sus lances aéreos y su poco miedo al dolor. Armagedón, de mejor contextura física que su pareja y sus rivales, no pudo hacer mucho para retener el título en parejas.

Dos comentarios al margen sobre esta lucha: los organizadores no debiesen permitir que Armagedón luche con dos brazaletes de espinas de metal en sus muñecas, pues se constituyen en armas peligrosas para con sus rivales. Es casi como permitir que un luchador pelee con una manopla. Otro punto suspensivo merece las condiciones físicas en que se presentó Slash al combate, parecía que no hubiese pisado un gimnasio desde hace un año.

La pelea titular fue reemplazada por un improvisado reto de PJD a Savio Vega, por una pelea titular. El experimentado boricua, ex figura de la WWF en los años 80 y 90s, accedió a la petición. El desigual combate, en el que Savio Vega no solo mostró su superioridad en poderío físico, sino también en experiencia y sadismo, hizo que PJD, el más popular de los “baby faces” de la RXW, terminara con una máscara de sangre. Vega lo llevó a la escuela del dolor. En una breve remontada, en la que PJD se valió de una silla para poner algo de paridad en el combate, Vega usó el fuego verde, su arma letal, por lo que fue descalificado por el árbitro, reteniendo de esta forma la faja.

Otro comentario al margen: en crónicas anteriores (la primera presentación de Billy Kidman) hemos hecho la advertencia a los organizadores de la RXW sobre el estado del ensogado, el cual siempre luce con las sogas distendidas, blandas. Nuevamente, en el combate estelar de la noche, la soga principal cedió ante el peso de los luchadores y en un lance contra las cuerdas, Savio Vega fue a parar estrepitosamente fuera del ring, casi encima de los asistentes.

Un incidente de mayores repercusiones deben evitar los organizadores. Está de más decir que ellos deberán velar por la seguridad de las instalaciones para sus atletas y mucho más, tienen un compromiso con la seguridad de quienes asistimos a sus eventos. Eso de que se rompan las sogas o se reviente un tensor, si ocurre una vez, es un imprevisto, si ocurre más de dos veces, en una irresponsabilidad que amenaza con convertirse en una rutina y parte del espectáculo.
 
Artículos por:  Septimus

Fotos: "el birrioso".

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *