La sintética de Colón se convirtió en una piscina

Domingo 24 de junio.

LOS JUGADORES de Panamá y México se quedaron con las ganas de jugar. Ayer el estadio Armando Dely Valdés parecía más una piscina que un escenario de fútbol.

La lluvia que cayó sobre la ciudad de Colón afectó la preparación de ambas selecciones de cara al Mundial de Canadá.

Cuando el Instituto Nacional de Deportes (INDE), anunció la instalación de grama sintética en varios estadios del país, los aficionados, dirigentes y deportistas nacionales pensaron que la suspensión de partidos a causa de la lluvia iba a ser cosa del pasado, sin embargo, la cancha de Colón demuestra lo contrario.

La suspensión del choque no sólo afectó la preparación de ambas oncenas en su objetivo de llegar en plenitud de condiciones a Canadá, sino también a los organizadores del amistoso, a la FEPAFUT y a los medios de comunicación que invierten para llevarle los detalles completos del partido.

"No es que no estaba listo o no estaba, eso es las condiciones del área de donde estamos; estamos en Arco Iris, esas son las condiciones hoy, mañana, dentro de diez años, dentro de mil años", explicó Manuel Arias, encargado de la obra para instalar césped sintético en dicho coliseo.

Por su parte, el preparador físico, Julio César Toral, dijo que México quiso esperar para jugar una hora después, por temor a que se lesionase algún jugador. Hoy Panamá tendrá un día familiar.

Carlos Figueroa El Panamá América

Fotos: "el birrioso".

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *