“Rigo” Blanco se muestra insatisfecho

 28 de septiembre de 2006

Insatisfecho se muestra el técnico cubano Rigoberto Blanco con la actuación de Panamá, en el XXII Mundial Juvenil de Béisbol, en cuyo colectivo dirección aparece incluido, según relató al reportero de JIT. 
 
EN SU debut planetario categoría juvenil, Panamá no ha estado a la altura que esperaban sus parciales al estar considerado, «quizás como el mejor equipo que se haya estructurado en toda la historia del béisbol juvenil en el istmo».

Desde la primera aparición frente a Corea del Sur hasta la última ante Holanda, solo un triunfo le aparece a expensas de la paloma del grupo, Sudáfrica.

Cierra con Australia, este viernes en el José A. Huelga, y de ganar habrá pasado a la próxima ronda, su objetivo principal, al tener la posibilidad de discutir las medallas en semifinales.

Aunque no es menos cierto que su primer rival fue Corea del Sur, uno de los favoritos, cinco asistencias a estas citas y en ellas tres títulos capturados, un segundo y un tercero, alcanzado en la última versión, en los restantes comprosisos no han gozado de felicidad, a pesar de que en la dotación aparecen valores captados por diferentes equipos profesionales e incluso insertados en academias y campos de entrenamientos ubicados en país del gran canal.

El conocido piloto cubano Rigoberto Blanco, durante cinco campañas con las riendas de La Habana, tres primeros y más tarde las dos restantes, además de haber ganado el vigésimo cetro AAA en el 2002, celebrado en la provincia de Québec, Canadá.

«Tenemos potencial para aspiraciones altas, como sería llegar a la discusión de las medallas. Sin embargo todo no ha sido como esperábamos. Es un equipo con buena ofensiva y defensiva, pero con un discreto pitcheo, que aquí ha sido ratificado», comentó Blanco, mientras observaba a sus próximos rivales sudafricanos.

Dos derechos, Luis Machuca y Randor González, el primero castigado por los sudcoreanos, se presentan como las principales cartas. . .«Pero tienen mucho que aprender. La mayoría de estos jugadores responden a academias y sucursales de equipos de grandes ligas, por lo que costó mucho trabajo reunir a 25 jugadores de calidad. Allí esto es un problema acuciante en todo lo que huele a béisbol», aseveró.

«Trabaja con ellos, los pule, les enseña como comportarse con el bate, el guante y a pitchear y cuando esperas resultados que recompensen los esfuerzos económicos y técnicos puestos en su formación, abandonan, marchándose a otros países respondiendo a un contrato. Esto es doloroso», afirmó el habanero, ahora prestando ayuda desde hace seis meses en la provincia de Coclé, en el centro del país.

«Allí trabajo con todas las categorías, pero me pidieron como preparador de estos muchachos llamados a consagrarse en este deporte, y a ellos le he dedicado un buen tiempo. A fines de año me incorporaré con el equipo que actuará en el torneo nacional. Espero conseguir buenos resultados, pese a su modesta alineación», puntualizó.

Los tiradores Luis Machuca (Rojos de Cincinnati), el abridor frente a Australia que de ganar le reportaría estar en cuartos de finales, y Paúl Flores (Boston), son las mejores cartas de un staff que aquí no ha respondido.

Esa debilidad pudo ser compensada con un cuadro hermético y la versatilidad de jugadores como Rubén Tejada, Einar Atencio y David Montilla, además de Arquimedes Nieto, a no dudarlo de mucha utilidad, lo mismo que la efectividad del relevista Alcibiades González, pero el .214 y .985 en bateo y defensiva, así como 7.50 en c.l., muestran claramente bajos rendimientos y con ellos débiles aportes a la causa del istmo.

«Soy del criterio que se podía haber logrado un saldo consecuente, de ahí mi inconformidad. Estamos a tiempo de cumplir ese objetivo y eso me alegraría mucho; los chicos se muestran embullados y saldrán a buscar el decisivo triunfos, que mucho representaría», aseveró Rigo Blanco, finalmente.

Por: José Luis Salmerón  
Cortesía de la Federación Cubana de Béisbol
 

http://www.beisbolcubano.cu/home/news.asp?idNews=11130

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *