Terminó la maldición

Miercoles 31 de enero.

Panamá rompió el maleficio y ganó por primera vez a su similar de Trinidad y Tobago 2-1 en un partido amistoso, el primero que ganan en la era del técnico Alexandre Guimaraes, luego de tres empates consecutivos.
Los dirigidos por Guimaraes saltaron a la cancha de juego con ganas de zafarse del estigma de no poder ganarle a los "socawarriors" del holandés Wilhemus Rijsbergen y se despidieron de la afición panameña antes de partir a la Copa de Naciones de la UNCAF, que se celebrará en pocos días en El Salvador.
El juego
Aunque los trinitarios hicieron un juego de velocidad y fuerza en el medio del campo, no tuvieron la picardía suficiente de concretar y los esfuerzos de Power Glasgow y Roberts naufragaron ante la solidez de Rivera, Guardia y Henríquez.
Es así que al minuto 7 Canales en solitario, se perfiló hacia la cabaña trinitense y un minuto después Tejada, pero el cancerbero Phillips y la defensa impidieron que se abriera el marcador.
También al minuto 19 el delantero panameño Phillips probó al portero caribeño, quien se esforzó para desviar el balón con las uñas, sin prever que de allí en adelante Rolando Escobar tomaría la conducción de los locales y se convertiría en su peor pesadilla.
Al llegar al minuto 29, un tiro libre colocado magistralmente por Escobar sirvió para que el espigado Anel Canales abriera el marcador de un soberbio cabezazo.
De allí en adelante el partido tomó más calor, con una mayor superioridad panameña en el ataque, pero Baptiste de tiro libre advirtió al local McFarlane que los "socawarriors" no tenían intenciones de rendirse.
Agonizando el primer tiempo, en los minutos de reposición, un tiro libre aprovechado por Yorke, por encima de un enjambre de jugadores, le dio la paridad transitoria a los trinitenses.
De vuelta en el terreno, Escobar continuó amenazando la portería de Phillips, pese a estar visiblemente lesionado, y así se mantuvo hasta que fue reemplazado al minuto 83.
Pero Trinidad y Tobago tomó dominio del centro del campo, el que se pobló más de la cuenta y los cambios de Guimaraes vinieron a romper el desequilibrio, con Arosemena, Aguilar y Herrera, quienes apoyaron la ofensiva de Escobar por las puntas, alegrando a las tribunas.
Al minuto 81, un disparo tras proyección por la izquierda de Baptiste entró al marco panameño, por un hueco de la malla, lo que sembró la confusión, pero el árbitro Rolando Vidal no se dejó sorprender por los reclamos de los caribeños y suspendió brevemente el partido mientras se reparaba la anomalía.
La desconcentración que produjo esto en Trinidad y Tobago la capitalizó Panamá, pues al minuto 82 un tiro libre, cobrado por falta del mismo Baptiste, fue servido desde el flanco derecho por Herrera y anidado por Aguilar, con lo que sentenció el encuentro.

Artículo por: David Peña

Fotos: "los birriosos"

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *